miércoles, 5 de mayo de 2010

Los piratas y las musas

Como soy peliculera, como me gusta curiosear, como me gusta acercarme al borde de las cosas y mirar lo que hay allí, por eso me llamo a mi misma pirata. Y como los piratas, aparte de personajes románticos de novela son también tipos que navegan al margen de la ley, yo me reúno a las 10 de la noche en la latina con una representación de la camorra napolitana y de la mafia rusa (y esto es una semimetáfora) para hablar de formas urgentes de hacer dinero. “Con un par de veces 1000 pavos serían para ti, Lullu. Luego es cosa tuya si quieres repetir”. La rapidez es tentadora y el tono de la propuesta suena atractivamente al otro lado de la ley, sobretodo teniendo en cuenta las actuales circunstancias. Miradme. Nadie diría que soy una delincuente. Corte de pelo años veinte, chaquetita negra de Paul&Joe con mangas de farol, pantalones de H&M que se parecen a aquellos pitillos de rayas verticales que llevaba Dylan en la gira en que le llamaron Judas, y bailarinas de purpurina (quién sabe, Dorothy, quizá hoy en algún momento nos desviemos hasta Oz antes de terminar el día). Estábamos buscando un lugar tranquilo y apartado para hablar del tema y tomar una cerveza, cuando dos tíos han levantado un coche delante de nuestras narices con la mayor naturalidad. Se han acercado corriendo, le han preguntado a un tipo con aspecto de homeless que estaba delante de él “¿Es este?”. El homeless ha asentido y los dos tipos han abierto el coche, se han subido, lo han puesto en marcha y se han ido a la carrera. Nosotros nos hemos mirado y hemos decidido por unanimidad que ese no era un lugar seguro para hablar de lo que nos traíamos entre manos. “Piénsate bien las cosas y sé cautelosa” me dice Lullu-angelito.” You shut up for a while, honey pie, we need some cash here, you know” le dice a ella Lullu-diablillo.

El día ha transcurrido más o menos así.



Comencé esta mañana en La musa de Malasaña, sentada en la barra, desayunando rodeada de algunos chicos del barrio a los que conozco de coincidir allí. “¿Y ahora qué haces?”. “Pues precisamente voy a una entrevista en un rato” “Tío, me han dicho que tienes un estudio fotográfico, y un amigo y yo queremos hacer un shooting con modelos masculinos” “Yo te dejo el estudio, pero me los tengo que tirar a todos” “Chicos, ya sabéis, si no podéis quitaros de encima al típico invitado pesado, haced como en el campo del Barça”. Y luego, a continuación, han venido unas risas frescas y mañaneras . El café, buenísimo, y, aunque hay una gran variedad de desayunos, todos ellos apetecibles, yo miro la pizarra y me aventuro con el desayuno del día. Crujiente de rabo de toro, ahí queda eso. Puede que suene demasiado fuerte, pero es delicioso, se deshace en la boca y esta mañana yo ya parecía sospechar que el día de hoy necesitaba un desayuno de campeones. La entrevista durará más allá de las tres de la tarde, y dependiendo del tráfico puede que tarde hasta una hora en volver a Madrid. De modo que he disfrutado de mi desayuno de campeones, me he despedido camino de Moncloa y me he subido al autobús que había de conducirme a Las Afueras. Me he recostado en el asiento, me he puesto a mirar a ratos por la ventana y he dejado que las opiniones de Martin Eden se mezclen con mis propias reflexiones……." There was much that was dim and nebulous in that World, but…he saw, also, the way to master it. To write! The thought was fire in him”. Esas palabras eran las palabras que emocionaban al niño que cuando fuera grande quería ser escritor. “He was too young to know better but he robbed himself of life for the sake of thirty thousand a year that´s clean wasted upon him. Why thirty thousand, lump sum, wouldn´t buy for him right now what ten cents he was layin´up would have bought him, when he was a kid, in the way of candy an´peanuts or a seat in nigger heaven” I think you are right, Martin. But look at me now. I had my ten cents of candy almost everyday when I was a kid. I was told about studying and learning for a living and I did. And also I´ve been a good girl, reliable and trustful, but I can´t find my place. I do live life, it´s true, but somehow I feel I´ve been robbed too.

“Tiene usted media hora para venderse” me dice el hombre con corbata seguro de si mismo desde dentro de su traje de chaqueta. Y yo, volviendo a tener en cuenta las actuales circunstancias, siento una enorme tentación de decirle "¡Fuck you!", aunque el cielo se vea muy celeste y los árboles muy verdes a través del ventanal que hay detrás de él y eso me parezca encantador. No sé si merece la pena venderse por lo que piensan pagarme. Pero estoy limpia y reluciente con mi camisa blanca de bordados, mi pelo colocadito detrás de las orejas y poco rouge en los labios no vayan a pensar que soy una buscona. “No tengo problemas en inglés, me defiendo bien en francés, las nuevas tecnologías no me son ajenas, tengo experiencia en este campo y sobretodo unas enormes ganas de aprender.” (Qué bonito es todo esto. Trabajar en un lugar rodeado de naturaleza. Hasta que se haga de noche. Llegarás muerta a Madrid. Olvídate de escribir. ¿De verdad es eso lo que quieres?) “No. El horario tampoco me supone un problema. Estoy totalmente disponible”. Estrechamos las manos, nos despedimos con una cortesía de libro y me salgo al sol a aclararme las ideas. Pero el sol es demasiado fuerte y me quedo dormida en el autobús. Mis ideas van a seguir en la oscuridad un rato más. Llego a Madrid y me reúno con dos amigas para tomar algo y hacer un poco de sobremesa.



Una se ha separado y lleva puesto por camiseta un salto de cama y la otra se va a vivir con su novio y lleva un martillo en las manos. “Bonitos complementos, chicas, ¿epítetos de vuestros estados civiles?”. “Tía, odio cuando te pones tan pedante” dice la del martillo. “Anda, pídete una copa” dice la del salto de cama. Ellas ya han empezado a celebrar la velada con algunos gintonics. “No puedo más con la mudanza” “El tío de Internet con el que quedé anoche era un cuadro” “Pues yo he tenido una entrevista de trabajo en un campo de concentración”. Y así pasamos la tarde, tan ricamente. La gente va y viene, nosotras no paramos de hablar, y las rondas…como la gente. Van y vienen. Cuando la puesta de sol se aproxima anuncio “Chicas, yo me retiro que tengo un negocio entre manos”.

Segunda parte del partido.

Me he duchado, me he cambiado de camisa, esta vez negra y sin bordados, y he vuelto a salir. La cita era con un viejo amigo y dos tipos a los que no he visto en mi vida, los de las formas “rápidas y urgentes de hacer dinero”. ¿Debería ahora entretenerme en un debate sobre lo que es moral e inmoral? Adelanto que no veo claros los conceptos. Vivimos tiempos en los que muchos de los mejores asientos están ocupados por culos de ladrones, la corrupción está protegida por ley y las influencias y los contactos son el verdadero código de ética. Visto así, entonces esto es un océano libre y yo soy un corsario. Pero soy sensata y les digo que me lo voy a pensar y que me tengo que marchar porque he quedado.




Me voy paseando hasta La musa latina y me reencuentro con la del salto de cama y con la del martillo que aun siguen allí. A estas alturas, las dos están afónicas. “¿Pero tú no tenías un mueble de Ikea que montar?” pregunto a la del martillo “¿Eh? ¿ Are you talking to me?” me responde. “Relájate chica, que el día ha sido muy largo. Camarero, tres chupitos de ron” me dice la del salto de cama. Y cuando vamos a brindar, al filo de la medianoche ya, ocurre el momento mágico del día. Vuelvo la cabeza por azar hacia la entrada del bar y ¿ qué veo? ¡Al Pirata Barrera entrar en La musa mirándome sonriente como si hubiera sido la semana pasada la última vez que hubiéramos estado de cañas! “ ¡¡Barrera!!” grito al tiempo que me levanto y salto literalmente encima de él.  El me agarra al vuelo, me coge en brazos, y los dos nos quedamos mirándonos muertos de risa por la sorpresa, y al mismo tiempo por lo natural que nos ha parecido volver a encontrarnos. Hace casi siete años estuve de cañas con Barrera por última vez, en otro bar y en otra ciudad. Vivíamos en el mismo barrio y coincidíamos a menudo. Una vez hicimos juntos un viaje en coche al fin del mundo con un tercer pirata llamado Kappa. En una misma noche bailamos en bares de tres ciudades distintas. Y en la carretera todo el rato oíamos la misma canción “ Ain´t no mountain high enough”. Sabía que había hecho bien en ponerme las bailarinas de purpurina hoy, me digo. Quizá no me hayan llevado hasta Oz pero me han traído hasta una playa de la Isla de La Tortuga. Y eso es casi mejor.

Medianoche ya. Dejo atrás el día, me olvido de meterme en líos ( ya lo pensaré mañana, como Scarlett o´Hara)  y dejo de preocuparme por los hombres y mujeres que te piden venderte desde dentro de su traje de chaqueta ( ya lo pensaré mañana) . Mi camarada de tantos abordajes, el bravo pirata Barrera, mis nuevas camaradas, la chica del martillo y la chica del salto de cama, y yo, estamos aquí y ahora y vamos a tener, en palabras del primero, un momento de magia. Y brindamos por ello.




 Referencias interesantes:

1.- La musa y La musa latina. Las fotos de los locales pertenecen a ambas musas. Bar, restaurante, cocktelería, sitio de encuentro...Para mi desde luego. Si estais en Madrid seguramente las conoceis, si venís de visita pasaros por allí. Echadle un vistazo a la página web: http://www.lamusalatina.com/

2.- Las Afueras. Luis Goytisolo. Me gustan los límites borrosos entre colección de relatos y novela. 

3.- Martin Eden. Jack London. Una maravilla

4.- El niño que cuando fuera grande quería ser escritor. Es el nombre del personaje protagonista de un relato que me encanta, La vocación literaria, de Rodrigo Fresán. Pertenece a su primer libro, Historia Argentina.

5.- La última es una fotografía de una de las variedades de Gin Tonics que probé ese día en La musa. Pido detalles y los traigo aquí en breve. 

14 comentarios:

  1. hasta de los entrajeteados encorbateados se puede aprender, aunque sea sobre malos modales. Échale un vistazo a "La pandilla del sushi" de nuestro Reverte.

    Besos, sol y buenos alimentos.

    ResponderEliminar
  2. Y luego te hace gracia que tu vida me parezca interesante: tú haces en un día lo que no hago yo en un mes.
    No sé, Lullu, no es por ponerme en plan miedica (que también) pero esa semimetáfora sobre las mafias me ha dejado muerta! Ya serán fiables esos tipos del fast money? A mí me han dado un poco de miedo...
    También tengo unos zapatos "Dorothy" del Mago de Oz: no me llevan a Oz precisamente pero a mí me gusta pensar que sí.
    "Tienen usted media hora para venderse"? Pero, qué clase de frase es ésa? Parece sacada de una película de serie Z, hija mía. Estas son las cosas que, con los años, me hacen cada vez más gracia (yo hubiera tenido que reprimir las carcajadas).
    El Pirata Barrera es otro espíritu libre? Me pasa a veces con algunas personas: aunque haga años que no nos hayamos visto ni tenido noticias el uno del otro, en el momento del reencuentro la relación sigue intacta, en el mismo punto en el que estaba, como si no hubiera pasado el tiempo.
    Leí en el blog de Squirrel (te das cuenta de que él siempre está presente? Es el nexo de unión de muchos de nosotros, qué majo!) que escribes (también me he fijado en la referencia en tu entrada): me encanta! Cuando era niña escribía montones de cuentos e historias y hasta empecé una "novela" (qué pobre inocente que era entonces...) pero luego centré mi atención en otras cosas y lo dejé. Ahora me conformo con leer lo que escriben otros, que tampoco está mal.
    El paseo de hoy me ha gustado mucho! Eso de vivir al margen de la ley por unos minutos ha sido muy emocionante.
    Genial tu post.
    Muak, desde el otro lado de la valla.

    ResponderEliminar
  3. CafeOle, mas que el nexo de union, soy el perejilillo de todas las salsas (o es con "g"? Nunca se si perejil y jirafa son con j o con g)... Jo, me encanta que me citeis.

    Lullu, me alucinas. Crujiente de rabo de toro. De desayuno. Ya me diras a que sitios vas, porque eso no lo veo nunca. Bueno, que tonteria, si ya has dicho donde era. Me parece el mejor desayuno en mucho tiempo. A Notorious, que tambien es desayunera, le va a encantar.

    Estoy con CafeOle, tu vida es apasionante, te estoy agradecidisimo que la cuentes aqui. Tu encuentro con las mafias rusas promete 9deja que gane lullu-diablillo, aunque solos ea para ver de que va), pero el del traje de chaqueta que te pide que te vendas... y encima en el extrarradio. Pues como que no. Ser yuppie 30 anhos tarde y con la que esta cayendo (porque era aspirante a yuppie, verdad?), pues como que no. Y no te vayas ni a vivir ni a trabajar al extrarradio, que te amuermas. Digo.

    Me caen muy bien tus amigas (y tambien el pirata Barrera, debes contarnos mas de el), aunque detesto la musa latina. Me explico: yo vivia en Madrid en la plaza de la paja, en la misma plaza (que mucha gente dice lo mismo y viven en la Puerta de Toledo), enfrente del Jardin de Anglona. Cuando me mude alli habia solo una terraza, la de Delic, cuando me fui, el verano pasado, habia 7 y la mas ruidosa era la de la musa. Las terrazas de los bares son uno de mis "pet peeves" favoritos, mande nosecuantas cartas al ayuntamiento. Hubo una epoca en que les robaba el wi-fi... pero luego me legalice.

    Me gusta mucho el ritmo que le das al relato, con acelerones y parones. Soy muy fans de Jack London (nadie ha escrito como el sobre perros) y conozco poco a Luis Goytisolo (a su hermano Juan si, y me aburre soberanamente). El gin-tonic con petalos me disloca: se comen los petalos? Lo dan de vodka? Estaba la chica del perrito, dandole patatas fritas mientras mira a su iPhone y espera a alguen que no llega?

    Bravo por la camisa blanca con bordados y por los zapatos de purpurina. A lo mejor el perrito de la vecina es Toto, o un descendiente de Toto. "Ain't no Mountain High enough" estaba en mi lista de canciones pop perfectas, la que hice para mi blog anterior.

    Cuantas referencias. Tenia una tarde tonta y le has dado un golpe de magia. Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Squirrel: perejil y jirafa se escriben con "j". Y aparte de perejilillo, también eres un nexo de unión entre bloggers: yo descubrí este blog y conocí a Lullu gracias a tí, niño, y no sabes lo que te lo agradezco, ji, ji.
    Lullu, perdón por utilizar tu blog para comunicados varios con Parsley-Squirrel.
    Besitos a ambos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta que os comuniqueis en mi blog. Estais en vuestra casa, y tienes razón, Café Olé, Squirrel es nexo de unión entre muchos de nosotros. Yo le descubrí por casualidad la navidad pasada y mira a donde me ha llevado. Enganchada a la blogosfera que estoy.

    No te creas que todos los días son tan intensos, aunque he de reconocer que tengo cierta tendencia a mezclarme con un montón de historias. No te preocupes por mis andanzas al margen de la ley, que en el fondo soy sensata y solo me gusta curiosear...(ji,ji). No sabes lo que me alegra que te gusten los relatos de mis "paseos". Como dije en el comentario de Squirrel, la verdad es que te he tenido muy presente esta semana, y he de reconocer que este post lo escribí en parte pensando en ti. Así que me alegro de que te hayas divertido. ( Y adelante con tu blog que soy superfans y me encanta leerte!!)

    Un beso!

    Squirrel, me abruma tu comentario. Me encanta. Seguro que nos hemos cruzado alguna vez por la plaza de la paja. Yo también soy superfans de Jack London. De sus relatos en Alaska, de los de vagabundos y ferrocarriles, y de esta novela que me parece una pasada. El de la chaqueta era un tío importante o que se piensa importante de una institución respetable o que se piensa...En fín, que no me voy a las afueras mientras pueda evitarlo, por muy afueras pijas que sean. Que yo soy más de que se me olvide comprar la leche y bajar al Santa Bárbara con los ojos pegados a que me den un café. ¿ A que es precioso mi gin tonic? Y sí, las flores se pueden comer, y si lo prefieres seguro te lo ponen con vodka. Yo te invito a uno de esos!

    Marvin Gaye es lo más, y su música supersexy!!

    Y que yo le haya podido dar un poco de magia a tu tarde me llena el día de hoy. Un beso muy grande.( Paso tu mensaje a Lullu diablillo que le va a gustar)

    Aserto, desde que sé que te vas a navegar por aguas de Ibiza muero de envidia.

    ResponderEliminar
  6. Parsley-Squirrel, qué total, me encanta mi nuevo mote... Aunque en plan "cultural", podría ser Nexus, como en Henry Miller.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6.5.10

    Las Afueras.... nunca he vivido ni currado en Ellas, pero de todo se aprende y se saca algo, incluso sabiendo que algo no es lo que uno quiere para siempre, se puede hacer una temporada, una cosa lleva a otra and you never know.
    Me ha gustado mucho la entrada, me ha hecho pensar en mi obsesión particular estos últimos tiempos, que es la del tiempo y el trabajo, el trabajo y el tiempo. Tienes una manera de contar las cosas que hace que resulten muy realistas e inmediatas, me veo reflejada total en cualquier reunión con mis amigas destroyers... cotidianas hace unos años, mucho más espaciadas de lo que me gustaría ahora. Soy fans de tu amiga del salto de cama. Yo tengo una que va en sujetador.

    Me has dado una idea, mañana mismo me compro Martin Eden, porque la leí una vez, hace tantos años que si lo pongo me deprimo, y no me acuerdo de nada.
    La del perrito... confieso que no me cae bien. ¿Por qué? Pues porque la chica que limpia en su casa lleva uniforme. Malo malo. Sí, la chica puede preferir ponerse un uniforme para no estropearse la ropa, pero... la experiencia me dice que no son las chicas las que dicen "ay, quiero un uniforme para no estropearme la ropa", sino las jefas las que sugieren "ay, maripuri, póngase este uniforme para no estropearse la ropa". Cultiva un look "casual" y pretende hacernos creer que es moderna y desprejuiciada pero... pero le ha encasquetado un uniforme a la chica. La chica del perrito es una impostora
    Besos
    Notorious

    ResponderEliminar
  8. Gracias por decirme eso: yo también te tengo presente cuando escribo, sobre todo cuando escribo anécdotas graciosas que sé que te gustan, ji, ji.
    Seguiré uniéndome a estos paseos: casi puedo ver la cara de estirado de Don véndase-en-30-minutos y participar en las risas con tus amigas mientras tomábais gin-tonic charlando hasta las tantas!
    Es como cuando lees un libro: te evades hasta ver y sentir lo que vive el protagonista.
    Estamos en un plan... chute Bruja Avería ya!

    Squirrel, hijo, Nexus???? Pero qué mote es ése? Parece el lanzamiento del último modelo de aspiradora. No, no me gusta nada: te quedas con parsley-squirrel y no digo mah ná.

    Muak, guapísima.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, un brindis por este blog! Gracias por pasarte por la Ruta Norteamericana. Un brindis también por el rock'n'roll y la música que nos emociona y nos hace sentirnos vivos. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Parsley me parece un nombre precioso ( aunque también me gusta Nexus, por Henry Miller y porque me suena a Blade Runner y soy fans)

    Notorious, mi amiga la del salto de cama te encantaría. Tiene registros de todo tipo, desde fiestera destroyer hasta supermadre responsable ( tiene dos niños pequeñitos). Es muy muy divertida. Es verdad que Martin Eden es una lectura juvenil, o eso se dice de todo lo de Jack London, aunque yo no la había leído nunca y la estoy disfrutando mucho. El personaje de Martin es un selfmade man, pero no en el rollo de George Kittredge en Historias de Filadelfia, que me parece un advenedizo y un trepa, sino en un rollo de autodidacta muy poderoso. A mi es que la historia de Jack London me impresiona bastante. Entiendo perfectamente lo que dices de la chica del perrito. El matíz del uniforme convierte el aspecto bohemian en una pura fachada de doble moral. Aunque si me preguntan si me cambiaría por ella con toda su dinero y toda su belleza te diría que...¿reconoces la frase? ;-) . De momento me quedo en mi piel, que no me lo paso tan mal. Y de paso lo cuento aquí.

    Un beso

    Qué bonito es lo nuestro Café Olé...Unos gintonics con la Bruja Avería ya!!!

    Fernando, es un honor que te pases por aqui. Sigo tu blog, como ya te habrás dado cuenta. Me encanta la música de la que hablas y cómo la cuentas. Te veo en la Route y me encantaría seguir viéndote por aqui.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, Notorious, te he contestado a tu pregunta sobre All about Eve en la entrada Para usted señorita diosa, que con tanto ajetreo a ambos lados de la ley se me había pasado.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. hola Super Lulú
    qué interesante todo lo que cuentas
    estoy deseando saber cómo acaba todo,las mafias italianas y rusas también me dan un mucho de respeto(sobre todo las rusas),si el negocio es interesante me puedo apuntar yo también necesito cash y puede que necesiten conexiones en el Bierzo profundo,Ay dios¡
    Hagas lo que hagas no dejes de escribir,que lo haces muy bien,supongo que el tio del traje no era muy listo,sólo con verte ya podría haber sacado muchas y buenas conclusiones,lo que tenga que ser será y Budda en su infinita bondad abre ventanas que en principio parecen imposibles,así sea
    un abrazo fuerte e iluminado
    yo también soy super fan de la canción
    besos para café y ardilla por si vuelven

    ResponderEliminar
  13. Así sea, Bruno. Y bienvenido! ¿Qué tal tus vacaciones?? Espero que muy muy bien. No te preocupes, que si doy con un negocio bueno , bonito y barato te lo hago saber enseguida...cause Unity is powerful!!!que decían los Style Council, y también decían Walls come tumbling down, así que si los muros se pueden caer, seguro que algunas de esas ventanas se pueden abrir. Por lo pronto que te guste lo que escribo para mi ya es una ventana enorme y abierta de par en par. Te mando un beso muy fuerte hasta el Bierzo desde esta soleada mañana de Madrid.

    ResponderEliminar