domingo, 6 de junio de 2010

A sentimental journey




Incluso para alguien como yo, sometida a las palabras, existe una imagen que me nombra mejor.




Referencias interesantes:

1.- Esta versión de Lilac Wine es la que Jeff Buckley incluyó en su Grace. Maravillosa también es la de Nina Simone ( como no puede ser de otra manera)

2.- A sentimental journey, Laurence Sterne. No se me ocurre mucho que decir, salvo que debería volver a leerla.

3.- A sentimental journey, Doris Day

4.- Ne le dis à personne, Guillaume Canet. Es la película a la que pertenecen las imágenes del video.

9 comentarios:

  1. Preciosa version. Te puedes creer que no he leido el libro de Sterne? Es de esos pendientes de toda la vida. pero si lei, devore, la Educacion Sentimental, de Flaubert, hace ni se sabe. Mira, deberia volverlo a leer.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te haya gustado la versión. Escuché mucho ese disco hace siglos. Me encantaba Jeff Buckley, por el disco y por lo guapo, para que nos vamos a engañar. Recuerdo que fué un shock cuando dijeron que se había ahogado en el Missisipi...¿Qué te pareció La educación sentimental? Yo creo que también debería volver a leerla, porque tengo la impresión de que no conecté demasiado con Frederic Mourreau. No sé, Flaubert es un grande, pero no acabo de hacer demasiadas migas con sus personajes...¿y tú?

    ResponderEliminar
  3. Digo como Squirrel: preciosa canción. Y tampoco he leído el libro de Sterne, que me vendría estupendo en este viaje....
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Claro que hago migas con los personjaes de Flaubert, lo sorprendente es que las hago con Charles y Emma Bovary en igual medida, me cuesta decantarme. Me atrae la pasividad docil y algo estupida de Charles y eld eseo de libertad (que en realidad es deseo de encadenarse) de Emma.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, con Emma y con Charles en realidad conecto más que con Frederic. Y qué me dices de Anna Karenina ya que estamos? Yo ahí me vilví loca con Constantino Levin, ni Vronski, ni Anna ni nada...Es que he visto una adaptación este fin de semana con Sophie Marceau en el papel de Anna Karenina y al mencionar a Emma Bovary me he acordado de ellas.

    Me pregunto qué tal le caerán a Notorious...

    A Café Olé la veo más disfrutando de Little Dorrit ( cómo nos gusta Dickens...y la bruja Avería)

    ResponderEliminar
  6. De Anna Karenina me quedo con.... Karenin, el perro de Tmoas y teresa en la insoportable levedad del ser. Perdona chica, pero una referencia me lleva a otra.

    ResponderEliminar
  7. Tengo que reconocer que no he leído a Kundera...Nunca me llamó mucho la atención hasta que en los últimos años algunas personas cuyos criterios respeto mucho me han hablado de él ( y entre esas personas estás tú sin duda ), así que habrá que remediarlo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Lulu! Qué torpe soy: me había saltado esta entrada pensando que no habías actualizado y ya estaba preocupadísima pensando que te había pasado algo porque no acudías a tu cita semanal con nosotros!!!!
    Como ya está casi todo dicho, yo digo que me encanta la versión que has colgado con la ventana del tren: estas cosas me conmueven muchísimo.
    Estoy a punto del desmayo con tu frase de esta entrada: "Incluso para alguien como yo, sometida a las palabras, existe una imagen que me nombra mejor" es algo que me apunto para releerlo a menudo porque me parece lo más.
    Cómo me conoces, querida Lullu: yo soy más de "Little Dorrit" y "Oliver Twist" aunque la Bruja Avería es mi ídola total de todos los tiempos (todas las personas tenemos luce y sombras, ji, ji).
    Leí "La insoportable levedad del ser" en mi primer año de universidad y me pareció odioso. Hay muchas explicaciones, la primera de ellas y más cercana a la realidad supongo que es que me creía más inteligente de lo que verdaderamente era pero como creo que en eso no he avanzado en los últimos 15 años, nunca lo he releido para saber si hoy en día me gusta más, menos o igual (de poco). Por supuesto, le cogí tanta manía a Kundera que ni me atrevía a leer ninguna otra de sus obras... si Parsley-Squirrel es fans supongo que debería replanteármelo, no?
    Lo que más me gusta de Ana Karenina no es la historia en sí sino que cada lector puede sacar una conclusión diferente del personaje de Ana (algunos pensarán que s una mujerzuela y otros que es una mujer valiente) y que nos hace plantearnos si es lícito buscar la propia felicidad a cualquier precio o debemos someternos a las reglas de la sociedad. En resumidas cuentas, sigue de actualidad en pleno siglo XXI.
    Hace mil años que la leí así que creo que le dare un repasito...
    Bueno, me ha salido un comentario larguísimo... espero que no te importe!
    Un besito, guapísima.
    Muak.

    ResponderEliminar
  9. Café Olé, no solo no me importa, sino que me encanta. No sabes cómo he disfrutado con este comentario. A mi con Kundera me pasó exactamente lo mismo que a ti, le cogí manía y le dejé de lado, pero quizá es hora de echarle un vistazo. Little Dorrit es una maravilla y Oliver Twist, y todo lo de Dickens, porque Dickens es una maravilla. Yo también leí hace mucho Ana Karenina. Es curioso porque cuando la leí con quien conecté no fué con ninguno de los personajes femeninos, sino con Levin, uno de los personajes másculinos, que es un poco como el alter ego de Tolstoi. Llevo tiempo pensando en releerla, porque creo que ahora leería otra novela distinta, y me acercaría más a Ana. Me encanta eso que dices de que todas las personas tenemos luces y sombras. Si hay un personaje literario que tengo siempre en referencia ese es Dr.Jekyll y Mr. Hyde.

    Un beso enorme, y muchas gracias por este comentario. Me ha encantado!! Que tengas una semana estupenda!

    ResponderEliminar