domingo, 31 de enero de 2010

I wish there was a catcher in the rye

Durante cuatro días Holden Caulfield vagabundea por la ciudad de Nueva York como un solitario Robinson Urbano. Se resiente de lo que no comprende, y con ingenio y encanto lo elabora en un discurso simple, claro y fresco. Lo malos que son los actores de Broadway que no parecen actores ni nada, la hipocresía del mundo que le rodea que a veces puede llegar a deprimir, el disgusto que le produce que su hermano D.B. trabaje en Hollywood aunque reconoce que le gustan mucho sus historias, la cantidad de cretinos con los que se cruza, y la responsabilidad y el amor que siente hacia la pequeña y simpática Phoebe, su espabilada hermana menor, a la que él considera más lúcida que cualquiera de las demás personas que conoce, incluso cuando le dice que su problema es que no sabe lo que quiere.

Nunca he hecho apología de la niñez y tampoco de la adolescencia. No me parecen, en general, etapas de la vida más interesantes que otras. Tampoco entiendo por qué se relaciona a los niños con la inocencia, con la pureza de sentimientos o con la sinceridad, ni a los adolescentes con la rebeldía o las contradicciones. Hay niños mentirosos, mezquinos y con malicia, y adolescentes necios, borregos y poco atractivos. Dicho esto, imaginemos a seres irreales. Nobles, puros, un poco locos, un poco valientes también, llenos de pasión, curiosos, ávidos de experiencias, amantes y amables, sensibles a la sorpresa, capaces de la duda, alegres y tristes, dispuestos a la vida.

Let´s be honest. They wouldn´t last more than a few days in this world. That´s why I think we need a catcher in the rye.

"Me imagino a muchos niños jugando en un gran campo de centeno y nadie allí para cuidarles, nadie grande excepto yo. Y yo estoy al borde de un gran precipicio. Mi misión consiste en agarrar a todo niño que vaya a caer en el precipicio. Me refiero a que si algún niño echa a correr y no ve por donde va, yo tengo que hacerme presente y agarrarlo. A eso me dedicaría. Sería el encargado de cuidar a los niños entre el centeno. Sé que es una locura, pero es lo único que verdaderamente me gustaría ser"
(Es una traducción más o menos libre)

Esta madrugada, de vuelta a casa de un fín de semana en el que ha habido lugar para algún concierto, muchos cocktails con amigas en un bar que ya es un must, unos pocos abrazos perdidos y también sentimientos confusos, con el frío que hacía no podía dejar de preguntarme a donde irán los patos a refugiarse cuando el lago de Central Park se queda helado.



Referencias interesantes: 
1.- No hace falta decir que este post es mi pequeño homenaje al autor de El guardian entre el centeno, una pequeña grande obra maestra de la literatura para mi. As you might know, J.D. Salinger passed away last 27th of January.
2.- El Robinson Urbano, Antonio muñoz Molina
3.- Junk Club, restaurante y cocktelería, Costanilla de San Andrés, la latina.
4.- Contraclub, bar y sala de conciertos, c/ Bailén. Este fin de semana tocó Cosmonauta.
5.- Clamores, c/Alburquerque, un clásico de Madrid que sigue dando conciertos y resucita la música de baile los sábados por la noche. 

5 comentarios:

  1. Un pequeño gran homenaje Lullu.
    DEP J.D.Salinger.

    Me gustó mucho la novela "El guardián entre el centeno",no descarto volver a leerla algún día.
    Desde entonces, siempre me pregunto dónde irán los patos cuando se hiela el lago...:D

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lullu, está claro que hemos tenido una telepatía. Me voy a enrollar aquí todo lo que no he querido hacerlo en el blog.

    En el año 86 me encontraba estudiando en Paris y una novieta escocesa (sí, todos tenemos un pasado) me regaló una colección de relatos cortos de Salinger, de quien yo no había leído nada. Me quedé prendado desde el primer momento de los superdotados hermanos Glass, de los títulos de las historias, del desarrollo de las mismas y del estilo literario de Salinger. Me pasa como a ti, no tengo especial interés en la infancia/adolescencia, pero aún así las historias de adultos jóvenes y su interacción con niños me resultaron irresistibles. Me gustan especialmente “Raise High the roof beam, capenters!”, “For Esme, with love and squalor” y, sobre todo, “A perfect day for banana fish”, que es una expresión que utilizo a menudo, cuando amanecen días perfectos de verano. La resolución, totalmente inesperada, de la historia en el párrafo final es impresionante. Las historias cortas de Salinger me abrieron la puerta a las de Raymond Carver (cuya biografía estoy leyendo ahora), cuyo estilo más directo, limpio y “moderno” me encanta. Ambos autores tenían un don para meternos en sus historias cortas, quizá por la familiaridad de los entornos sobre los que escribían.

    Después de las historias cortas leí "Catcher in the Rye" y fue una sorpresa enorme. En primer lugar por el estilo, que no tenía nada que ver con el de los relatos breves (que son posteriores, creo). Mi inglés no era tan bueno entones y recuerdo tener que releer y releer muchos párrafos pues me perdía con el estilo verbal, directo y adolescente de la narración. Como estaba (y sigo estando) fascinado por Manhattan, no perdía comba de los detalles de la ciudad y, como a tantos otros, lo de los patos me dejó de lo mas intrigado. Según comenta la prensa americana desde que murió Salinger, tema al que dedican páginas y páginas , nunca quedó claro a qué se refería Holden Caulfield respecto a los patos. Se han escrito, al parecer, muchas tesis doctorales sobre el tema, intentando descifrar alegorías secretas, mensajes subliminales… Yo me inclino por pensar que es una reflexión más, sin mayores consecuencias, algo que te planteas cuando ves entornos helados y que resuelves cuando te encuentras a los patos, gorriones o lo que sea, protegidos del viento y el hielo en algún lugar menos frío.

    Sigo incluyendo a “Catcher in the Rye” en mi lista de novelas favoritas de todos los tiempos, junto a “Madame Bovary”, “Heart of Darkness”, “Middlemarch”, “Lolita” o “Vathek”, aunque quizá ahora este al final de esa lista.

    Y no sigo, que esto parece ya la entrada del blog que no he escrito.

    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilloso comentario. Me encanta que me cuentes tu interés por Salinger con tus experiencias e historias particulares. ( Por cierto, que se me olvidó en su día decirte que también me había encatado el comentario que dejaste en Maggie and Lullu.Your romance sounds so romantic...ay!) Pero bueno, no me despisto que hablábamos de Salinger. A mi también me dejó impresionada el estilo de catcher in the rye, que fué lo primero que leí de él...me cautivó en seguida. Es un libro lleno de encanto. Y claro yo también fuí en busca del lago de los patos la 1ª vez que estuve en Nueva York. No es que haya estado muchas, hice un curso de la universidad y luego he vuelto de visita.Pero como tú, soy una enamorada de la ciudad. Me encantaría tener la experiencia que tú estás teniendo ahora, de pasar un tiempo ahí, trabajar... Y de Salinger a Carver. Seguimos descubriendo puntos en común...Me gusta mucho Carver.Un maestro del relato corto. Casi un fotógrafo. Y me gusta muchísimo la poesía de su mujer, Tess Gallagher.Hace dos años fui a una lectura suya en la Residencia de Estudiantes. Era del libro Moon crossing bridge, una maravilla.

    Heart of darkness...soy una fanática de Conrad.

    Y George Eliot!! No he leído Middlemarch. Pero cuando estaba en el instituto estudié textos suyos con mi profesor particular de inglés y me encantaron. Y además estaba eso de una mujer que escribía con nombre de hombre, que, no me preguntes por qué me parecía lo más..

    Bueno..no sigo que este comentario también va a parecer una entrada.

    Seguiremos con la conversación de soulmates...

    ResponderEliminar
  4. hola
    qué coincidencia que una novia le regalara a Ardilla cuentos de Carver,acabo de dejarle un mensaje y le contaba que a mí me lo regaló una novia que tenia en Asturias,qué cosas...todos tenemos un pasado,lo mejor es vivir el presente y olvidarse del futuro
    me alegra que te gusten mis obras,a mí me encanta tu blog,pero sigo echando de menos alguna foto
    abrazo extra iluminado

    ResponderEliminar
  5. Estoy en ello, Bruno, creo que tienes razón, de momento ya hice una entrada anterior con fotos y estoy pensando en cómo pod´ria hacer una barra lateral.

    Otro abrazo para ti

    ResponderEliminar