viernes, 25 de diciembre de 2009

Boys don´t cry


¿Qué esta pasando? ¿En qué momento el mundo se volvió del revés y los papeles se intercambiaron? Termina la primera década del S.XXI y yo tengo una tremenda confusión en una cuestión tan básica como los géneros y sus distintos sexos. No sé qué se supone exactamente qué es una mujer o qué es un hombre, ni lo que implica lo uno o lo otro. Del amor ni hablamos.

Termino el año e ingreso en el próximo con un nuevo estado civil: soltería mental. El final del otoño barrió las hojas de mi calle y los restos de mi última historia de amor. Y he de decir que estoy muy orgullosa de que todo fue muy civilizado, aunque justamente fue de eso de lo que se me acusó. “You are the coolest person getting mad I´ve ever known”. Hasta donde me han enseñado mis mayores el respeto por el otro, la discreción y tratar de mantener la calma en los momentos críticos eran cualidades positivas a trabajar y adquirir. De natural soy bastante impetuosa, entusiasta, me atrevería a decir que ardiente, e incluso desenfrenada, lo que no considero una virtud. Pero quizá haya estado trabajando demasiado en reconstruirme y ahora dudo si no me habré ido al otro extremo. El fin del romance tuvo como colofón una larga conversación llena de sinceridad. Me gustó tener esa conversación. Tuve sentimientos profundos y creo que hermosos durante la hora y media que duró. Y era curioso porque claramente era una The-End-Conversation pero yo me sentí más cerca del otro que nunca. Le comprendía, le quería y hasta deseaba ayudarle. Esto último era bastante raro porque no me estaba diciendo nada bueno. Básicamente me estaba diciendo que no podía volver a verme y que había otra chica mucho más apasionada que yo que bebía los vientos por él y por la que iba a apostar. “You need to talk more” me decía “say what you think and what you feel”. “You never say anything and I´ve been always asking you”. Vaya. Yo que me creo una experta en palabras y ahora resulta que no me expreso bien. A esto hay que añadir que no soy una chica normal porque en lugar de poner límites intenté respetar la libertad del otro. Con lo que eso cuesta. Porque mira que jode llegar a la conclusión de que es justo respetar la libertad del otro. Y dijo algo más. “ Don´t take it personal, but I never really liked Bob Dylan”.Esto sí lo encontré realmente grave. Abre una falla entre nosotros difícil de colmar.Total, que como había intentado controlar mis momentos de bajón, mis dudas, mi inseguridad, mis ataques de celos y por el contrario apoyarle en sus decisiones aunque eso implicara que tuviera que marcharse al otro extremo del planeta ( no es una metáfora, es literal) y esperarle pacientemente, eso sí, entretenida con lo mío, pues resulta que soy fría, nada expresiva, poco apasionada y que despisto y enfrío al otro. “Aren´t you confusing being passionate with having terrible manners or being out of one´s mind? “quise preguntarle pero no me atreví. A ver si va a ser verdad que no hablo suficiente. La cuestión es que todo el rato tenía una sensación extraña. No era yo quien intentaba dejar la historia y sin embargo era la que estaba consolando al otro. “Are you ok?” le preguntaba intentando calmarle y que se relajara cuando estalló en lágrimas. ¿No debería ser yo la que estuviera llorando? me pregunté. Al fín y al cabo yo no quería que nuestra amistad terminase y además YO SOY UNA CHICA! Y son las chicas las que lloran, ¿no?! Pero en esta conversación el mundo tal y como me lo enseñaron se volvió del revés y yo me vi a mi misma en una conversación de ruptura como si fuera Robert Smith hablando en su canción. Porque todo el mundo lo sabe, ¡los chicos no lloran! Ah! Pero si yo no soy un chico…Uff!!! Qué confuso es todo esto!


5 comentarios:

  1. Cómo me ha gustado.
    Has sido un super descubrimiento. No te librarás de mí en 2010

    ResponderEliminar
  2. i used to cover all with my lies, too ;) so i'll try to laugh about it...

    al final conseguiste ponerle música a tus letras!!!, ves como no nos necesitas?

    ResponderEliminar
  3. Chicalista, qué ilusión que te haas pasado por aqui! Es todo un honor! Me alegro mucho que te haya gustado me encantaría seguir viéndote por aqui.

    ResponderEliminar
  4. Por un lado em da pena, porque las rupturas siempre son duras, pero or otro te comprendo muy bien. Eso si, la actitud de tu chico es bien tipica: hace lo posible para que seas tu quien rompa, para parecer que la victima es el. Es actitud masculina al 100%, te lo digo por experiencia propia. Pero chica, seguro que al final, "good riddance". Y a mirar hacia a delante. Feliz 2010!!!

    ResponderEliminar
  5. Good riddance, then!

    ResponderEliminar